Llega Diciembre, y con ello el fin de año gregoriano.

Todos quieren llegar rápido a todos lados, la gente corre, el mundo corre, y tú por añadidura corres.

Y no te das cuenta que el último tramo del año, que debería ser usado para sentarse en paz a agradecer todo lo aprendido, lo compartido, lo soltado y lo vivido, se pasa volando.

Te deseo que despidas estos intensos meses con mucha gratitud. Y que abras tu corazón para recibir el mes de los milagros, como se lo llama en ciertas culturas.

Que en Diciembre abraces mucho, y te abracen más. Que regales más te amo y te quiero, de esos que salen de las entrañas.

Que vivas sin culpa, que jamás te vayas a dormir enojado. Que cierres los ojos cada vez que te abracen y guardes en la biblioteca de tu alma el aroma de cada ser amado, porque hoy están.

Que disfrutes cada cena, cada encuentro, en los que estés presente, y estés PRESENTE.

Que veas todo el camino recorrido y aprecies lo vivido y logrado; y lo que falta veremos como hacemos. Pero este mes, baja la marcha y anímate a vivirlo lejos del caos colectivo.

Te deseo mucha gratitud y consciencia, y que puedas ver la vida con todo el amor posible, aún en el dolor.

Y déjate maravillar, cuando la vida te responda de la misma manera.

Feliz inicio de diciembre 2019

Comparte
Publicado en: blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *