La cuesta de la vida: Federico García Lorca

Si un día el camino, que venía liviano/
Se te vuelve oscuro, y encima empinado/
Busca a tus amigos, tómales sus manos/
Apóyate en ellos, para repecharlo.

No lo intentes solo, no podrás lograrlo/
Y si lo lograras, será a un costo alto/
Con los que te queremos, se hará más liviano/
Cuando el cuerpo afloje, y te sientas cansado/
Cuando la tristeza, a tu alma haya entrado/
Busca a tus amigos, busca a tus hermanos

Cuenta con nosotros, que para eso estamos.
Se conoce el dulce, probando lo amargo/
Tras subir la cuesta, se disfruta el llano/
Así es nuestra vida, te lo juro hermano.

En los tiempos duros, encontrarás manos/
abiertas, tendidas, de amigos, de hermanos/
Ya para empujarte, ya para un abrazo/
Y al fin de la cuesta, disfruta del llano!

Comparte
Publicado en: blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *